vendredi 28 septembre 2007

Jimmy Corrigan en una frase: un truño como un puño.

O eso me ha parecido. Que sí, que ya sé, que es una obra maestra, que expande el lenguaje del cómic a partir de donde lo habían dejado los grandes clásicos, que sólo el tiempo podrá mostrar el alcance de su genio, que blablá, que blablá. No seré yo quien contradiga a los entendidos del medio; una tipa que se traga, como servidora, las pelis de UWE! como quien come lacasitos no puede tener mucho criterio: me declaro culpable. Lo cual no quita para que me haya parecido un coñazo del quince.
Jimmy Corrigan - Chris Ware
Pues eso. Que vale, que el dibujito está curradete. Es como muy, ya saben, cool, muy de diseño. Que tiene puntazos, como los recortables y los esquemas- o lo que sean- imposibles. Pero... la sobrecubierta-poster-cómo carajo-y (sobre todo)- para qué- se lee- esto. Esas letritas que, de diminutas, abigarradas y -sobre todo- pesadas invitan a pasar de ellas como de la m*****. Esa historia que comencé sin saber -cómo no- para dónde va y terminé igual, e importándome lo mismo que si no la hubiera leído: ná. Ni un solo momento de empatía, ni una sola emoción me produjo, a mí, que si no me tomo las pastis dos días lloro si veo sufrir a un osito de peluche. Confieso que lo leí hasta el final (otros conozco que no han sido capaces) por una cuestión bastante miserable: me costó treinta euros del ala, que menos que amortizarlos en, al menos, una lectura. Bueno, en realidad pensé que, aunque coñazo, la lectura me compensaría de algún modo al final. Lo que me pasó con Proust, por ejemplo: pesaete de leer, pero me deja un poso mogollón de interesante, y que reflota de vez en cuando... Con el Corrigan, ná de ná. Hoy lo he recordado de chiripa, hacía siglos que sólo pensaba en él al pasarle el plumero y no era con amor, precisamente... tampoco con odio, en realidad. Lo peor que le puede pasar a un tebeo: indiferencia. De tan malo que me pareció, me resultó indiferente. Es que ni por lo visual... que no, que no hay nada que hacer. Cero potatero. Soy yo que soy lerda, fijo, pero qué vamos a hacerle: no me ha entrado ni doblao, el Jimmy Coñigan.

dimanche 23 septembre 2007

Sí, sí, Seaguy: Grant, se te va la perola.

Seaguy - Grant Morrison - Cameron Stewart
Me lo regalaron y esta noche lo he leído. Mira que a mi me suelen gustar los tebeos cuanto más desquiciantes mejor... Ed el payaso feliz, Agujero negro, El garaje hermético, Wet Moon, Como un guante de seda forjado en hierro, Shade el hombre cambiante... y Grant Morrison, claro: The Filth, Los Invisibles. Así que este Seaguy tenía que molar por fuerza: un atún volador parlanchín, chacales egipcios construyendo pirámides en la Luna, una pasta comestible viviente, una amazona barbuda, la Muerte en góndola... Pues sí. Todo eso y mucho más. Y Cam Stewart hace un buen trabajo, aunque me gustó más en Catwoman, más cartoon y tal. Es una rayada, y ha sido un fracaso de ventas en USA -y, por lo que sé, aquí-, con lo que la anunciada trilogía parece que no va a tener continuidad de momento. Pero bueno, si terminó Invisibles...

vendredi 21 septembre 2007

Deleuze y Zizek: mucha zeta y vaya par.

En lugar de lamentarse de cómo la exteriorización progresiva de nuestras capacidades mentales en instrumentos "objetivos" (desde la escritura en papel hasta el ordenador) nos priva de potenciales humanos, habría, pues, que poner el acento en la dimensión liberadora de esa exteriorización: cuanto más depositamos nuestras capacidades en máquinas externas, más aparecemos como sujetos "puros", puesto que ese vaciamiento iguala el crecimiento de la subjetividad sin substancia. Sólo cuando seamos verdaderamente capaces de confiar por completo en las "máquinas pensantes" estaremos en condiciones de afrontar el vacío de la subjetividad.


Slavoj Zizek, Órganos sin cuerpo: Sobre Deleuze y consecuencias, Valencia 2006, p. 33.

samedi 15 septembre 2007

Hostel, de Eli Roth: cero potatero.

Potatero de echar la pota, eso es. Tanto oir hablar, y mira... fiasco total. Si hay pelis que molan, pelis que no, y pelis que llegan a dar rabia, pues ésta es de las últimas. No es sólo que me haya parecido chunguilla, es que es de esas que, terminada de ver, te dan ganas de retroceder en el tiempo y recuperar el -mal- rato pasado. A ver si me explico. Pero no mucho, tampoco, que ganas no hay muchas...
Hostel - Eli Roth
A ver, el gore y tal no es que me moleste. Nada que cualquier estudiante de enfermería o simple aficionado al fantástico no haya visto por activa y por pasiva. Pensaba que sería algo más heavy, en ese sentido, así que mira... por esa parte, nada que objetar.

El caso: la primera mitad de la peli, más o menos, parece una especie de Eurotrip mezclado con el rollo Porky´s, ya saben, jovencitos yanquis de vacaciones, tetas por un tubo, drogas y chistes muy, pero que muy malos. La cosa se va haciendo más tétrica... y llegamos al lío, las torturas, asesinatos y todo eso. Vale. El caso es que, a partir del turno de pasar por caja -fúnebre- del tercer prota, la cosa deriva hacia un rollito Rambo muy chorra, absolutamente increíble -por las casualidades, por las incoherencias- y, lo que es directamente humillante, catártico en un sentido que me resulta más bien penoso.

Ejemplos de escenas chorra: dos jamelgos tope cachas descubren al protagonista huyendo con una chiquita; ambos, heridos. Están en un pasillo, a unos pocos metros. Siguiente escena: escondidos tras una esquina, han dado esquinazo, valga la redundancia. Ajá. Se ve que les echaron un cable desde el Enterprise o algo. Y casualidades: "mira, las dos arpías que nos engañaron para ser masacrados, acompañadas del liante que nos envió a Eslovaquia (y, ¿no andaba por Amsterdam?), justamente en medio de la calle pa que los atropellemos en la huida: pues nada, a ello. Vaya, una, la más chunga, parece que se ha salvado; nah, era coña, los malos, que vienen detrás, se encargan de rematarla." Ole-ole.

Y lo que les decía de la catarsis... bueno, el pibito que queda al final se cepilla: al tipo que lo tortura a él, al que tortura a una de las amiguitas japonesas, a las dos chicas que han servido como cebo en Eslovaquia, al que les lió en Amsterdam, al encargado de deshacerse de los cadáveres, algún esbirro... y al asesino de sus amigos, en una escena final que es para soltar la traca. No sé si me dejo peña, pero se harán una idea. El caso es que, después de un espectáculo de violencia de lo más explícita y bárbara, se queda una tan satisfecha pensando que el noble héroe ha vengado a sus amigos y esos capullines que se los han pelado son pasto de los gusanos. Hala pues. Si por lo menos la peli no se tomara a sí misma en serio, pues la cosa sería hasta cachonda, como lo es en tantas otras en las que pasan tonterías de ese tipo (o sea, la mayoría: los buenos ganan, los malos... ya saben). Pero el despliegue de mala sombra y casquería termina resultando gratuito, aburrido y con la puñetera moraleja chorra de tantos y tantos bodrios; total, que no me esperen para la segunda parte. Jo, por lo menos con UWE! te partes de malo que es...

mercredi 12 septembre 2007

Tras la puerta verde (Behind the green door), de los hermanos Mitchell.

Otro de esos clásicos de la Golden Age... ya no se hacen películas como ésta, y no es un mero topicazo nostalgicoide. Tras la puerta verde es una película que pudo crearse en un tipo de circunstancias concretas… cierta apertura, pero también límites y condiciones “de mercado”… el VHS mató a la estrella de cine X artístico.

Tras la puerta verde - Marilyn Chambers SFW
La encantadora Marilyn Chambers, antigua modelo de anuncios de cierta multinacional de, mira por dónde, jabones y otros productos, es la protagonista de este psicoviaje (como lo sería de cierta peli de Cronenberg). Los polémicos hermanos Mitchell dirigieron la cinta… si quieren saber algo de la historia de estos personajes, uno de los cuales terminó asesinando a tiros al otro, pueden leer esta página.

¿Y qué tal es la película? Bueno, de esta época y en su contexto no es mi favorita (prefiero Devil in Miss Jones, o The Opening of Misty Beethoven), pero sin duda es una de las más interesantes. Desconcertante como ella sola, el inicio nos muestra a un tipo llegando a uno de esos típicos bares de carretera norteamericanos y poniéndose a charlar con los parroquianos… la escena dura un ratito, y es que no es una película para impacientes: a Marilyn tardaremos cerca de un cuarto de hora en verla desnuda, y la “acción” todavía se retrasará unos minutos. Eso sí, a partir de aquí se sucede una orgía frenética e inacabable. Incluyendo una escena eyaculatoria, filmada en cámara lenta y con toda clase de filtros de colorines, que dura cerca de siete minutos.

El resultado final de este curioso experimento es, me parece a mí, de gran interés. Que se puede hacer cine de calidad mostrando sexo explícito queda patente en películas como ésta, no muy apta para afanes masturbatorios, seguramente, pero que transmite sensaciones de alto voltaje a cambio. Hay un halo de misterio que impregna toda la película… preguntas que quedan sin respuesta… y una especie de apología de cierto tipo de ritual cultista, dionisíaco y enfermizo. En suma: hay que verla para hacerse una idea. Que puede resultar (que a mí me resulta) rarita, un tanto críptica y hasta desasosegante, vale. Que la escena orgiástica se alarga en exceso (aunque la película no es que sea muy larga, cerca de 71 minutos), puede aceptarse. Pero yo le veo algo que no encuentro en ningún pornoburguer de los que se ruedan ahora. Un hechizo, un encanto. No sé. Algo.

mardi 11 septembre 2007

Hola, mi nombre es Tine, Jill Valentine.

Via Estrellita Mutante descubro uno de esos tests para saber con qué personaje te identificas, en este caso, de videojuego. Y éste es el resultado...
Jill Valentine
No sé quién es, pero mira, mola. Por lo visto soy lista pero mortal -ja, ja-, y no visto como una guarrilla y por eso la gente me respeta. Ajá.

House of the Dead 1 y 2, y sigo viva... y -todavía- menos cuerda.

Soy burra- burra- burra- vacaburra. Masoca. Pirada. No tengo remedio. Que alguien me denuncie, que lo que acabo debería estar penado por ley. ¡He visto House of the dead, de UWE! Boll, y su todavía- más- espantosa- secuela en sesión continua, sin anestesia y sin que sea parte del método Ludovico! Como es demasiado dolor para cargarlo yo solita, pues aquí les dejo unas fotitos para descargarme un poquito en ustedes, mis comprensivos lectores (imaginarios o reales), así que culo.
House of the Dead 1"Um... zombis en el agua. Suerte que traje mis caliqueños".
House of the Dead 2"¡Aaaaanda, qué suerte que encontramos unas cajitas con armas, cosa más oportuna, hamijos!"
House of the Dead 3El increíble zombi-rana.
House of the Dead 4Variante: zombi- pégameuntiromientrassalto- rana.
House of the Dead 5Sí, sí: en el montaje se intercalan secuencias de videojuego. Por si no sabías que era una adaptación o algo.
House of the Dead 6Me recuerda a una vez que me disfracé de monstruita con pasta de harina y purpurina por la cara... es lo que tiene comprar el atrezzo en el eurasia de la esquina.
House of the Dead 7¿Segundas partes nunca fueron buenas? Era difícil superar una primera parte tan chunga, pero todo es cuestión de fe y voluntad. "¿Es cerveza? Pues sigue regando, soldadito" (no es coña, es lo que dice la rubia. Pa que luego digan de las rubias y las tontas...)
House of the Dead 8"Te miro con esta cara porque me han pintao la sangre con un carioca y me veo venir que esto no va a ser el blockbuster que me habían prometio..."
House of the Dead 9"¿Y si me pongo pasta de zombi por encima y me salgo con los bichos dahífuera? Seguro que no me coscan..." Y en efecto: lo huelen un poquito, pero nada, ni caso. Ya saben, otro truco para el manual de supervivencia zombi. Es fantástico: puedes rociarte de sangre y tripas de zombi, chuparte la que tienes por los labios, a ver el gusto que tiene y tal, y no te contaminas, pero si te pica un mosquito que ha picado a un zombi... la jodiste, majete.
House of the Dead 10Servidora al final de la proyección. Se me han ido los mofletones del susto.

dimanche 9 septembre 2007

Jodorowsky y Arrabal.

No dejen de ver este vídeo: Jodo y nuestro insigne Arrabal hablan el uno sobre el otro, sobre creatividad y realidad, el movimiento Pánico, adaptaciones y más. Además, performances y fragmentos de película...

Aliens vs. Depredador. Un churrete, ¿no?

Alien vs DepredadorUn pestiño, vamos... Lo de juntar las dos franquicias ya suena a rollo chungo, y mira tú por dónde, la intuición -escarmentada está ya una de estas cosas- no falla. El bichito de Giger tiene, por lo menos, una obra maestra -el octavo pasajero; algún día quisiera saber quién es ese tipo que ahora firma sus películas "Ridley Scott" y qué ha hecho con el verdadero- y una buena peli de acción -la de Cameron. La de Fincher, pues vale; flojilla, pero como luego el chico ha hecho alguna cosa que está bien -Seven- pues se lo perdonamos. La cuarta no la he visto. Y ésta, pues... Nada que comentar. Que es predecible, sosa y con menos argumento que el Tetris. Y hay fallos. Y las excusas argumentales son chorras a más no poder.
Alien vs Depredador 2La reina alien cag... perdón, poniendo sus huevos. Como si fuera una vulgar gallina, no te...
Alien vs Depredador 3Lucha de titanes: Hulk Hogan-Power Ranger contra la Niña de las Peinetas.

Bueno, me está bien empleado por ponerme a ver este tipo de pelis aun sabiendo de antemano a lo que me expongo; el vicio, es lo que tiene.

jeudi 6 septembre 2007

Bloodrayne, de Uwe Boll.

Mira tú por dónde, yo, que no soy nada jugona, me hinché a pegar mordiscos y cuchilladas a todo bicho viviente que se me puso por delante con el juego original. Dicho sea de paso: en los requisitos mínimos me pedía una tarjeta de vídeo de 64 megas, y yo no tuve ningún problema con mi bichita de 32. El caso: que el juego me moló. Así que había que ver la peli.
Bloodrayne - Uwe Boll
Y... pues tenían razón los que decían que este director es chungo. Pero la leche de chungo. O sea, los hay malos que, de tan malos, tienen hasta gracia. Hay cosas de esas de la exploitation y el cine basura dignísimos, en un sentido de "dignidad" un tanto sui generis, vale, pero dignidad a fin de cuentas. No sé, algunos italianos, Dario Argento o el gran Lucio Fulci... Russ Meyer... Pero esto, esto es... jo, no tiene la gracia por ninguna parte. Podría estar medio entretenida, pero es que... Vale, buena culpa la tiene el montaje, absurdo a más no poder, con planos que se intercalan de manera ridícula, cortando las escenas con un sentido del ritmo absolutamente penoso. Luego los actores... mira que, viendo los créditos, la cosa prometía: Michael Madsen, Ben Kingsley... Pero nada: Madsen aparece fondón y aburrido, Kingsley, pues mira... ahí está, y de la prota mejor no digo nada. Las luchas están pésimamente coreografiadas, los diálogos son penosos, el argumento es forzado y muchas veces ridículo... Por ejemplo, cuando Madsen y su amigo atacan el castillo del malo, por la puerta grande y contra todo el ejército que lo guarda... y encima, los apresan para que puedan escapar, un rato después, de la mazmorra y liberar a la tonta de Rayne, que también se ha dejado apresar por las buenas... pa flipar.

En fin, yo que al menos esperaba la representación "real" de los flipantes movimientos de lucha de Rayne... pues null. Total: interesante para quien quiera verle las tetas a Kristanna Loken, o como argumento para aquellos que tienen ganas de sacar la mala leche criticando a alguien... o sea, si alguien busca un chivo expiatorio de sus frustraciones, pues aquí tiene un blanco que se deja hacer. Yo, cazurra que soy, voy a repetir, y ya tengo "encargada" House of the dead. Este pavo es el Rob! del cine; una joya, vamos. Mola.

Las Supervixens de Russ Meyer.

Supervixens - 1
Cuidado con esta película. Meyer gasta mucho humor, mucha frivolidad y ligereza de cascos. Hombres pizpiretos y mujeres dominantes y traviesas, como las diosas de la Ilíada. Pero junto al tuntún palomitero hay también alientos cortados, esfínteres apretados y tragos de saliva. Así que ojito. Estén prevenidos.
Supervixens - 2
Un dependiente de gasolinera está casado con Superangel, una auténtica fierecilla neumática y celosilla. Tras una discusión en la que interviene un policía, la muchacha seduce al agente, pero éste no es capaz de rematar la faena. La cosa se complica… y termina del peor modo posible. Tras esto: road movie, metempsicosis inadvertida, slapstick, explosiones, damiselas en peligro, otras que son un peligro, maridos vikingos, papás sobreprotectores, espíritus de venganza… Todo ello contado con ritmo, filmado y montado con bastante gracia, resultando una película entretenida, visualmente llamativa -los parajes desérticos ponen los llanos y las supervixens las curvas- y con elementos para convertirse, con todos los honores, en película de culto.
Supervixens - 3De interés especial podría ser la imagen de la mujer que muestra la película. Algo que se repite bastante en la cultura pop: la mujer ambivalente. Seductora, hermosa, sujeto y objeto de deseo sexual, curvilínea, potente y rotunda. Pero también peligrosa, dura, violenta verbal y hasta físicamente. Generadora de conflictos sobre los demás y sobre ella misma. Eros y thanatos muy coherentemente juntitos en la misma figura. El hombre -varón- se desdobla en dos figuras para asumir los roles que asume la mujer en una, autosuficiente, ensimismada a pesar de -o justamente por- su máxima apertura exterior. Una visión que da que pensar. La cuestión del género, más allá de -ismos unilaterales y siempre miopes, merece una mirada más fina. Y ésta necesita materiales a los que dirigirse. La línea de horizonte siempre queda más allá.
Si busca la estimulación de sus bajos instintos, algo de eso encontrará, pero dese prisa, que hay gatillazos. Si es usted -ista, aficionado/a o de pro, quizá su templada conciencia ideológica encienda las alarmas en algún momento. Si es, en cambio, uno de esos frikillos pseudoenfermos y aficionados al cine psicotrópico -ay, qué difícil es esto de la enfermedad mental, ¿no es cierto, fans de Foucault del mundo mundial?-, espero que ya la haya visto. Yo que ustedes no me la perdería. Como poco, tendrán una excusa para quejarse a la persona insensata que se la recomendó.

dimanche 2 septembre 2007

Se acabó el verano...

Sunset...Y pillado unos días vuelta a curro, o a lo. Yo me he de descanso de lo mio, que estaba frita... Eso sí, de playa, nada de nada, nunca me ha gustado, con esa gracia que además, con el bronceado tenemos muchas personas. Lo blanquita que soy, en la isla para pasar de todo lo que tenga que ver con el mar, estando de él rodeados por todas partes. Que le den al mar. Si Zeus hubiese querido que nadásemos, que toque nos hubiera dado branquias y aletas, carajo. Tanta leche, en seguida me quemo... Bueno, sí, todo es una excusa, lo que pasa es que paso de pasear los michelines por la arena. Jooooobar.


(Imagen sacada de aquí).

samedi 1 septembre 2007

La vamp felina: Selina Kyle, Catwoman.

Uno de mis personajes favoritos de toda la vida, si no mi favorito -con permiso de Wonder Woman-. Ya desde su creación, Bob Kane -o quien quiera que fuese que hacía los tebeos de Batman- la presentó como una suerte de femme fatale, lo suficientemente malvada como para hacer de villana, pero siempre lejos del "punto de no retorno" que la hubiera condenado a ser rechazada por Batman. Entre ambos siempre ha habido una relación ambivalente de atracción/ repulsión, en tanto les separa el hecho de ser un justiciero y una villana, aunque no puedan evitar gustarse el uno al otro.
Catwoman - Darwyn Cooke
Frank Miller, en Batman Año Uno, redefinió al personaje en los 80 y le dio un pasado de prostituta y dominatrix que le hicieron, en mi opinión, perder buena parte del glamour que otrora había tenido. Su serie regular de los 90, por su parte, aparte de ser bastante espesita de leer y de dibujo bastante chungo, la presentaba dentro del rollo de las bad girls noventeras, con lo que, de nuevo, nos encontrábamos lejos de la esencia del personaje. No fue hasta el volumen 2 de la serie, y gracias a la excelente labor del gran Ed Brubaker, con la inestimable colaboración de Darwyn Cooke, que el personaje no sólo recuperó la clase que había perdido, sino que se convirtió en una Vamp con mayúsculas y en un personaje con interés incluso para los que no sean fans de la gatita. Buena parte de la tarea de Bru se ha mantenido en la nueva etapa de la serie, con Will Pfeifer y Álvaro López... Y que dure, vaya.
Búsqueda personalizada
 

Followers