dimanche 15 novembre 2009

Halloween (2007), de Rob Zombie

Halloween 2007 de Rob Zombie
Arf. Al amigo Rob Zombie yo lo conocía, pobre Yorick, de su banda de caña-metal, los White Zombie, desde la época del Astro Creep 2000... Después lo he ido viendo por algunos comics, haciendo guiones y tal, y también me enteré de que había hecho cosas en el cine, pero hasta hace muy poco no había visto ninguna película suya. Y es que, a ver, a mí John Carpenter me gusta. Pero que mucho, mucho. Y, pese a que ya hace muuuchos años que vi La noche de Halloween, la original, guardo un entrañable recuerdo de aquella máscara blanca que aparecía de vez en cuando en segundo plano, de aquel doctor Loomis, de una jovencísima Jamie Lee Curtis en los inicios de su screamqueenismo... Un remake de este tipo de películas nunca parece una buena idea a priori, aunque luego nos llevemos, muy a la larga, alguna buena sorpresa (como el prometedor debut del luego no-tan-afortunado, o sí, según se mire, Zack Snyder). Total, que Rob Zombie se lió la manta a la jeta y se puso a hacer la ya novena peli de Halloween que, en un dos-en-uno en toda regla, nos trae en más o menos su primera mitad algo así como la precuela de la saga y, en la segunda, el remake propiamente dicho.

Dicho rápido. La primera parte está bien. Algunos diálogos marca de la casa, la presencia de la siempre atractiva Sheri Moon Zombie -otro día les cuento maravillas de The Devil's Rejects-, una de las Vírgenes Suicidas de Sofia Coppola aireando las mamellacas, todo un clásico como Malcolm McDowell de doctor Loomis, el "Machete" de los fake trailers de Tarantino & Rodriguez por ahí... Mucha cosa para darle alegrías a una buena frikicosica como servidora. Pero claro, el rollo de darle un origen, casi una justificación en plan "quién soy y cómo llegué a serlo", hace que se pierda de un plumazo todo ese misterio que sí tenía el Michael Myers de la peli original. Y claro, la segunda parte de la peli pierde enteros en tanto peli de género. No da miedo. Ni inquieta. Y ya te la sabes. Vamos, que tiene sus momentillos, y Rob, sin ser un Kubrick tras la cámara, se defiende con bastante solvencia y no llega a ser del todo un fiasco. De todos modos, debo reconocer que, justo a continuación de ésta, vi The Devil's Rejects y, jolines, viva la diferencia. Me gustó tanto que creo que incluso mi apreciación por este Halloween 0-0,5 pueda haber escalado puestos en mi frikirank por su culpa. Así que mejor me guardo cosas y otro día les cuento algo de la que realmente me ha molado de Rob!, perdón, Rob Zombie.

Por lo demás, la banda sonora mola para sentir el poder del metal más clasicote: Nazareth, Blue Öyster Cult, Kiss, Alice Cooper, The Misfits... Aquí les dejo el Tom Sawyer de Rush. ¡Que aproveche!

lundi 2 novembre 2009

Infectados (Carriers)


Infectados (Carriers)
A veces lo peor que puede pasarnos con una película es esperarnos de ella algo determinado. Y claro, ésta prometía ser otra más en la tradición de 28 días después-28 semanas después, o sea, a salir pitando tocan, que los infectados corren que se las pelan y tal. Lo cierto es que el tráiler de esta peli, Infectados, espoilea demasiado... En fin. Vale, que dos directores patrios  -Àlex Pastor y David Pastor- han dirigido esta peli -supongo que, tras el éxito de REC y su secuela, por no hablar de la misma 28 semanas después, algunos productores avispados están echando el ojo por la piel de toro-, y que servidora, esperando ver carreritas con cámara epiléptica en mano, ahora en formato road-movie, la ha visto... Y me he quedado un poco chof, reconozco.

A ver, la peli tiene algunos toques artie -como los segmentos de principio y final-, una trama muy centrada en los cuatro protagonistas, y una especie de intento de hacernos reflexionar sobre el egoísmo al que las circunstancias pueden abocarnos, donde prime el instinto de supervivencia y tal... Y trata de justificárnoslo sin cortarse un pelo en moralinas políticamente incorrectas, digamos. No falta el guiño crítico respecto al cristianismo, algo tan del gusto de los "artistas" de nuestro país... O eso pretenderían ellos, digo yo, que tampoco es que esté una en su cabeza. Ahora bien, la peli, para mí, naufraga en varios aspectos. Primero, que es francamente aburrida, por predecible, por tirar de resortes demasiado vistos -por ejemplo, los "sustos", desde el clásico sueño hasta la situación de tensión forzada en la que, oh, era un gato -un perro, en este caso-, por ser una especie de peli de zombis-contaminados pero con las escenas de zombis-contaminados eliminadas del montaje... Bueno, al menos no tira de cámara epiléptica, pero tampoco es que nos traiga ninguna innovación ni recurso alternativo de mención que a mí, al menos, me haya llamado la atención. Resumiendo, que ni fu, ni fa. No diría que es mala, y los protas están todos muy bien cada uno en su papel -me gusta mucho el hermano chuleta, que es nada menos que Chris Pine, el capitán Kirk en la nueva Star Treck-. Pero no sé, no ha conseguido engancharme; la trama está tan tramposeada como es normal en el subgénero, pero sin que tampoco los efectismos, la acción y la tensión ganen demasiado con ello, y la sensación final es un poco de vacío; culpa de las expectativas, como les decía al principio, quizá. Pero por ahí he leído críticas en las que la dejaban bastante bien, así que imagino que, como siempre, es cuestión de perspectiva. A mí, repito, no me ha convencido. Lo cual no quita que espere el próximo trabajo de estos directores que, aunque parezca ahora que me contradigo, me da la impresión de que pueden firmar algún trabajo o trabajos más que interesantes. Tiempo al tiempo.

mercredi 9 septembre 2009

Alfons Figueras, un friki infiltrado en Bruguera

Topolino de Alfons Figueras
Me lo estoy pasando chachi piruli camiseta con el volumen que sacó Astiberri hace cosa de tres añitos con una selección de Topolino, el último héroe de Alfons Figueras. Y eso que, debo confesar, ya hace muuuchos años que los tebeos de humor de la editorial Bruguera (los Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y todos los demás) me dejaron de interesar y, me temo, siguen sin interesarme, en general. En parte la culpa la tiene el que de pequeñaja mamase tebeo de mallas yanqui demasiado pronto: las Catwoman, Wonder Woman, Fénix, Vampirella, Tigra, etc. pronto eclipsaron las pizpiretas aventurillas de los personajes de Escobar, Ibáñez y cía, dejando a estos últimos relegados al baúl de los recuerdos. Claro, hay tebeos de aquella época que una sigue recordando con regocijo (El sulfato atómico, El tonel del tiempo, los primeros Superlópez), pero vamos, que seguramente hacía años que no cogía un cómic producido en su día por Bruguera para leerlo.

Ahora bien, este Topolino, el último héroe es harina de otro costal. Me decidí a leerlo tras hojearlo y descubrir entre las viñetas toda suerte de artefactos y personajes directamente reciclados del cine de serie B, los pulp y demás medios de la cultura "popular" más absencista. Robots, artefactos voladores steampunk, vaqueros, máquinas del tiempo, vampiros, cultos de otros tiempos, marcianos, momias... No falta tópico. Y todo ello en unas aventuras aceleradas, puro slapstick de estructura, entorno y personajes fijos, siguiendo una fórmula que se demuestra, sin embargo, inagotable. Para una bizarrera como servidora, una auténtica mina.

Gracias al excelente -y extenso- prólogo de Antonio Martín, uno de los mayores especialistas de nuestro país en la cosa de las viñetas, nos enteramos de algunos datos muy jugosos sobre el bueno de Figueras. Entre otras cosas, que era un coleccionista de todo tipo de artefactos pop! de derribo, y un cinéfilo empedernido; algo que, dicho sea de paso, es relativamente fácil de intuir viendo sus historietas... aunque no sé yo si hasta el extremo al que, parece, llegaba Figueras. También que él mismo reconoce que a los niños que leían los tebeos de la época no parecían gustarles mucho sus historietas, y que él mismo observó cómo solían saltárselas al llegar a ellas en las revistas en las que se publicaban (claro, estaban reservadas para connaisseurs del frikismo más zetoso de las décadas venideras). Todo un personaje, Figueras, y todo un maestro. Si fueron tan burros que, como a servidora, se les pasó este tomo en su momento, no se lo piensen y búsquenlo por su librería. Figueras se lo merece, y ustedes también.

mardi 25 août 2009

LAS VAMPIRELLA GIRLS: BARBARA LEIGH

Vampirella - Barbara Leigh 1
Barbara Leigh tiene el mérito nada desestimable de haber sido la primera modelo de carne y hueso en encarnar "oficialmente" al personaje de Vampirella. Esto fue debido a uno de esos proyectos que finalmente durmieron el sueño de los justos, nada menos que la idea de hacer una serie de películas con Vampirella de protagonista, y coproducidos por Jim Warren (el editor de la revista original de personaje, ademas de otros títulos hoy míticos en el panorama del cómic de terror/exploitation de los setenta, como Creepy o Eerie) y Hammer Films, la productora británica especializada en cine de terror, entre cuyas estrellas recurrentes estaban gente como Peter Cushing o Cristopher Lee, además de sus propias y pioneras scream queens, como Britt Ekland o Ingrid Pitt.
Barbara Leigh como Vampirella 2
Barbara Leigh fue la actriz escogida para darle vida a la última superviviente de Drakulón, firmando nada menos que por seis películas, y basta con echar un vistazo a las fotos que la muestran caracterizada para darnos cuenta de por qué. Así, aunque la aventura cinematográfica de Vampi se quedó en agua de borrajas (hubo otra con Talisa Soto, Roger Daltrey y Roger Corman por en medio, pero esa es otra historia y deberá ser contada en otro momento), Leigh posó para ocho portadas del magazine y apareció en convenciones y demás vestida de Vampirella, con lo que su nombre es ya una parte importante de la historia del personaje. Con todo, Barbara admiraba a actores como los citados Christopher Lee y Peter Cushing -este último también debía salir en la película, en el papel de Pendragon- y, al menos, tuvo su oportunidad para conocerlos. Y no es que no haya tenido ocasión para conocer a gente popular... Estuvo saliendo nada menos que con Elvis Presley -y mantuvo la amistad con éste hasta la muerte del astro-, con Steve McQueen y con el que fuera director de MGM Studios, Jim Aubrey. Ha sido fotografiada por artistas como Helmut Newton (abajo, ambos).
Barbara Leigh y Helmut Newton (safe for work)
En el cine, ha trabajado con el citado Steve McQueen (en "Junnior Bonner", a las órdenes de otro monstruo, Sam Peckimpah) o Roger Vadim (casualidades o no, justamente el director de Barbarella), que puede decirse que fue su "descubridor"... Ha sido modelo para  Playboy y Playgirl, ha posado en portadas de revistas como Elle o True Romance, ha hecho publicidad (Coca Cola, Winston)... Y hay fotos suyas junto a INXS o Rock Hudson. Con todo, Barbara es otro ejemplo -como Brinke Stevens- de all this and brains too, y estudió Psicología y Desarrollo comercial inmobiliario, titulándose en esta última especialidad. Actualmente trabaja en Playboy magazine, y de vez en cuando acude a convenciones de fans del fantástico y demás.
Barbara Leigh - Vampirella 3
Una mujer, como pueden ver, la mar de interesante, y no sólo por su físico, que también. Algo tiene esta Vampirella, algo...

Info y fotos sacadas de la web de Barbara Leigh y la página Vampilore.

samedi 22 août 2009

Un vídeo alegre para el shabbath: STILL-MOTION, de SHAPE OF DESPAIR

Shape of Despair - Illusions Play
Pero qué buenos que son, Shape of Despair. Antes se llamaron Raven, y sólo se les conocen un par de demos con ese nombre... Ya como Shape of Despair no es que se hayan prodigado mucho más, tres álbumes de estudio, un recopilatorio y una versión de un tema de Skepticism en un álbum homenaje al grupo. Tres álbumes, entonces... Pero ¡qué tres álbumes, amiguitos! Muy en especial el tercero y último con temas inéditos hasta la fecha, Illusions Play -la cubierta, en la foto sobre estas líneas-, donde se incluyen, entre otras joyas del doom de nueva generación, la maravillosa Still-Motion. Más de 16 minutos, aquí les dejo la primera parte y, por si se quedan con ganas de más, el enlace al segundo vídeo.

Segunda parte...

jeudi 20 août 2009

LAS VAMPIRELLA GIRLS: BRINKE STEVENS

Brinke Stevens - Vampirella 1
Siguiendo con las entradas que, a capricho, voy a ir dedicando a Vampirella y todo lo que rodea al personaje, les contaré hoy unas cuantas cosas de una de las más notables vamps que se han enfundado el famoso bañador rojo y las botas negras para encarnar a la hija de Drakulón: Brinke Stevens.

Nacida Charlene Elizabeth Brinkman en 1954, esta californiana debe resultar a la fuerza conocida para cualquier biZacorero, amante del fantaterror de serie B o, simplemente, de las modelos clásicas de revistas tipo Playboy, de la que ha sido playmate en varias ocasiones. A día de hoy está reconocida como una de las scream queens más icónicas desde los ochenta a la actualidad, junto a compañeras de profesión como Linnea Quigley o Michelle Bauer. Todas ellas dignas herederas -con otro estilo, eso sí- de la "generación Hammer".

Y no es que Brinke tuviera a priori todos los números, precisamente, para alcanzar tal honor. Para empezar, su físico no es especialmente espectacular (en otras divas del subgénero la silicona ha hecho milagros... o estragos, pero la Stevens parece haber pasado de esos rollos -lo cual, dicho sea de paso, la hace ganar puntos extra ante mis ojos): pequeñaja (1,63), planilla y no muy imponente, imagino que la clave está en su rostro, inocentillo de buenas a primeras, pero capaz de transformarse en algo que da el suficiente sustillo para hacer personajes, ejem, maléficos -bueno, ya saben-. Y, claro está, en su capacidad para hacer de chillona.
Brinke Stevens - satánica
Lo que quizá no sepan es que Brinke Stevens es un auténtico cerebrito. Miembro -inactivo- de MENSA (esa curiosa asociación de teóricamente-superdotados... me hubiesen admitido, de quererlo, a mí, para que se hagan una idea del nivelazo), al parecer domina siete idiomas, tiene estudios de psicología y biología marina, e incluso llegó a trabajar como científico en una central nuclear (?). Pues bueno, la ciencia perdió un científico, y los frikis del mundo ganaron una diva. Piensen en qué es más necesario.

Por lo que hace a su carrera en el cine, su nombre ha aparecido en algo más de un centenar de películas, principalmente como actriz, pero también como doble, guionista, productora... Y hasta decoradora de escenarios: si esto no es dedicación al medio, que baje san Kubrick y lo vea. Aparte está su mencionada carrera paralela como modelo y playmate (en la red no les costará encontrar fotos, por si tienen curiosidad), y su casi ubicua presencia en documentales sobre el fenómeno de las scream queens, revistas especializadas en lo bizarro (dicho sea de paso, sé de sobras que la palabrita no está usada correctamente con el sentido que se le da aquí... la Perse, preocupada por la corrección en las patadas al diccionario desde 1713), fanzines, convenciones de cine fantástico y otras frikadas... Y hasta protagonizó sus propio comics -Brinke of Destruction y Brinke of Eternity-, como pueden ver en la siguiente imagen:
Brinke Stevens cómic: Brinke of Destruction
No es su única conexión con el mundo del cómic, ya que estuvo brevemente casada con Dave Stevens, nada menos que el creador de Rocketeer, -tristemente fallecido el año pasado- y de él quedó el apellido por el que es famosa.

Precisamente en una convención, la San Diego Comic Con de 1973, una desconocida Charlene Brinkman apareció vestida con un traje casero de Vampirella y se presentó a un concurso de disfraces celebrado allí. Entre los miembros del jurado estaba Forrest J. Ackerman, precisamente el creador de Vampirella. Según la que después sería conocida como Brinke Stevens, ese día "estaba aterrorizada de dejar al descubierto tanta carne ante una audiencia de hombres jóvenes y adolescentes". Y frikis, añadiría yo. Eso es terror, y no el de sus películas.
Brinke Stevens como Vampirella
El caso es que, como no podía ser de otro modo, ganó el primer premio, conoció a Forrest J. Ackerman y, según cuenta, ese fue el inicio de "una amistad para toda la vida con Forry [Ackerman], quien más tarde se convirtió en un auténtico mentor." En la foto siguiente, los protagonistas de la anécdota y Angelique Trouvere:
Forrest J. Ackerman y Brinke Stevens
Terminamos con una cita de nuestra querida Brinke: "El típico fan de terror es un inadaptado social. Entiendo a esa gente porque soy una de ellos. Alguien me dijo: 'acéptalo, Brinke, eres una friki como el resto de nosotros, sólo que más guapa.'" Si con esto no ha conquistado sus corazoncitos... Esperen, que argumentos no le faltan.

Fotos e info para la entrada: Wikipedia, Vampirella revealed, y por Google, cómo no.

mercredi 19 août 2009

Hay Wonder Woman y Wonder Woman

Entre las novedades de DC Direct (ya saben, la línea de muñequitos y demás trasticos de la editorial yanqui) para el próximo noviembre aparecen dos figuras que tienen como protagonista a Wonder Woman, uno de los personajes predilectos -por si todavía no lo sabían- de la Perse. El primero toma como modelo a Lynda Carter, la preciosa actriz que dio vida al personaje en la ultracamp serie de televisión de los setenta:
Lynda Carter - Wonder Woman 2
Y ésta es la estatua (195 dólares del ala, amiguitos. Eso sí, de porcelana fina, como las figuras de Lladró, y por lo menos igual de naif):
Lynda Carter estatua de Wonder Woman
La verdad es que les ha quedado bastante feuna, yo he visto la original y la verdad es que molarme no me moló mucho. Justamente porque soy superfan tanto de Diana Prince como de Lynda Carter.

Y aquí "otra" Wonder Woman, dentro de una serie de figuritas de PVC que DC Comics parece estar dedicando a versiones "manganime" de sus personajes:
Wonder Woman - estatua ani comi
No es que esté mal... Una especie de cruce entre Vampirella, las Maroto Girls y Witchblade. Ya había habido al menos otra versión del personaje en la misma serie...
Wonder Woman ani comi 1

Y bueno, aparte de lo discutible del estilo "manga" en sí, el diseño no está mal. De hecho, me da que ambos tienen al menos una cosa en común, y es cierta tendencia a disimular o minimizar uno de los aspectos del traje tradicional de la Wonder que más sonrojo causan a día de hoy: sí, una princesa amazónica heredera de las divinidades griegas vestida con un bañador con la bandera americana es poco menos que risible. Espero que si algún día finalmente se deciden a hacer una película con Wonder Woman -y ya puestos, que la protagonizara Megan Fox, aunque creo haber leído que no le va nada el personaje-, tengan en cuenta el detalle y no pase como con aquella infausta y totalmente olvidable Halle Berry vestida de... ¿Catwoman? Puf.

Dicho sea de paso, en la misma lista de novedades se anuncia el tercer Showcase dedicado a la amazona, con lo que, poquito a poquito, podremos ir completando la Silver Age del personaje. Una delicia, oigan.

mardi 18 août 2009

VAMPIRELLA: Un aperitivo en vídeo neumático

Vampirella
Si no les mola Vampirella, caben básicamente dos opciones: a) el bromuro ha causado estragos en sus organismos, o b) lo único que conocen del personaje es la peli aquella protagonizada por Talisa Soto, donde también salía Roger Daltrey. Pero no sufran, que en un nuevo acto de servicio público, La Perse les dedica este vídeo que les curará de su disgusto por la sexy vamp en menos de dos minutos. O les devolvemos su dinero.



Próximamente, más -aunque no sé si mejor- Vampirella for the masses.

dimanche 16 août 2009

Dave Cooper, cómic psicoanamórfico

Succión, de Dave CooperRipple, de Dave Cooper
Dave Cooper es uno de mis autores de cómic predilectos. Porque sí. Aunque no parezca ser precisamente un superventas, ni alguien a quien la crítica se haya dedicado a fondo, al menos por estos lares. Y no es que no se hayan editado cosas: un par de historietas en la fenecida -un nombre, un destino- Nosotros somos los muertos, dos series en grapa (Escombros y Dan y Larry) y un microtomo -pero micro, micro- con Succión, estas tres últimas obras cortesía de La Cúpula. Quedan inéditas, hasta donde sé, su revista Weasel -donde se serializó una obra después publicada en tomo, Ripple, y que yo tengo en su edición de Fantagraphics), Pip and Norton y Overbite, que no he leído, me temo.

¿De qué va este señor? Pues pasen por su web (el enlace, arriba), o busquen en Google imágenes o donde sea y se harán una idea. Notarán pronto que el hombre parece tener cierta, digamos, preferencia por un tipo femenino bastante determinado, que repite en variaciones casi obsesivas. Mujeres más que gordas desproporcionadas, con celulitis a mogollón, a veces con granos y otros bultos sospechosos, deformes y tirando a amorfas. Una no puede menos que sospechar que Ripple, una especie de versión del mito de Pigmalión pura-carne-de-psicoanalista, tiene bastante, si no de autobiográfico, sí de fantasía personal, al menos.

Y es que parecen haber ciertas constantes en su obra. Una sexualidad algo enfermiza y bizarra, mujeres ctónicas que son en muchos casos auténticas vaginae dentata, carne deformada y rebostante de parásitos, protuberancias y pústulas purulentas -no en vano David Cronenberg, uno de los apóstoles de La Nueva Carne, escribió el prólogo de Ripple-, homosexualidad, pederastia, maltrato... e inocencia, y candidez: un Walt Disney pútrido, el Bildungsroman de la carne.

De un tiempo a esta parte, Dave Cooper parece haberse centrado en su faceta de ilustrador, y no se ha dedicado al cómic. Una lástima, ya que, si bien sus ilustraciones quitan el sentido, todo hay que decirlo, en modo narrativo resultan tan inquietantes como hermosas, y sus historias son de las que no se olvidan. Para bien o para mal. Dave Cooper necesita, eso sí, de un mayor reconocimiento, aunque sea del fandom más friki, para dar el salto de autor de culto semidesconocido a una audiencia mayor. Porque sus lecciones de la carne son de las que no se habían visto desde el marqués de Sade. Y porque sí.

vendredi 14 août 2009

Empachada de Rubén Darío y mi BIG MOMENTAZO POP!poético

Rubén Darío, Cantos de vida y esperanza

Que servidora es una donkey konga (o monoburra, si prefieren) no es algo que descubriremos ahora. Que tengo un criterio lector superdescriterializado y mineralizado tampoco. Así que entre las lecturas de mi retiro carnal ha aparecido un librito del amigo Rubén Darío, ese excelso poeta nicaragüense que no falta de ningún temario de literatura hispana que se precie. Justamente, añado. El libro en cuestión es "Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas" -no es la edición de la foto de arriba, que es una que he encontrado vía Google-, en edición de Francisco J. Díez de Revenga y publicado por Ediciones Almar. Vale, lo encontré de refilón en el quiosco del pueblo a menos de tres euros, con su retractilado y todo: puro sibaritismo y ansias de culturizarme lo mío, ya ven.

Ahora viene excursus, para circunstanciar y excusationar (y excusatio non petita...) De chinorrica gané un premio de poesía (¡gran mérito!, díganme de alguien que no haya ganado alguna medallica o premio local en la vida para poderle hacer un reconocimiento...) Bueno, la, ejem, poesía ganadora era una chorrada que había escrito quince minutos antes de ir al cole (me olvidé que tocaba entregarla, así que, la historia de mi vida, la escribí aprisa y corriendo), y mi profe de catalán la presentó a concurso sin avisarme siquiera. Ya les decía que a esas edades ni chufa de catalufo, así que la cosa, aparte de un pestiño de carnet, tenía más faltas de hortografía que parida por un hoygan. El caso es que un tiempo después, olvidada la poesía (y lástima que no quedara la cosa así), me avisan de que he ganado un premio, y yo sin saber ni de qué ni por qué. Vale, me lo aclaran, yo que pues bueno, y el día de la entrega amanezco con 40 de fiebre. Mis papás me llevaron aspirinada hasta las cachas, y recuerdo estar medio flipá escuchando cómo mi profesor de catalán se deshacía en elogios -supongo- mientras realizaba la profunda exégesis -supongo- de mis burruños. De allí saqué dos conclusiones:

a) La crítica literaria es algo curioso. Por así decir.

b) Escribir poesía es algo que te convierte en candidato a sufrir un ridículo atroz. Tengas tú culpa o no.

Les contaba la tontería de las cinco de la tarde para venirles a explicar por qué no he vuelto a escribir poesía "seria" desde entonces (no, no es que me haya entrado el sentido común, es que me he dedicado a escribir cosas incomprensibles y absurdas directamente, sin necesidad de exégesis y a primera vista, siempre que me ha dado la ínfula "artística"). Por lo demás, mi faceta de, ejem, "crítica" es de las autoconscientes: colecciones de truños como puños que, si a la obra que haga al caso no, al menos a mí me retratan de maravilla.

Pero les hablaba de Rubén Darío. A ver, que sí, que debería soltar el rastrobaba ante uno de "nuestros" grandes clásicos y tal. Pero es que una lee cosas como ésta...

Nosotros exprimimos las uvas de Champaña / para beber por Francia y en un cristal de España.

En el contexto de un poema de peloteo al Cyrano de Rostand y con una cosa que hoy diríamos "multicultural" o algo de, esto, maridaje entre lo gabacho y lo batueco. Vale, pues aparte de horterín, esa figura del brindis es... ¿Manida? Pero bueno, esta es una frase al azar. Es que el libro está lleno...

¡Oh ruido divino / oh ruido sonoro!

Wow, "divino", gran adjetivo, originalísimo. Lo mejor: ruido "sonoro". Y nieve blanca, y sol caliente, y...

Esperen, un gran recurso para traer, em, "originalidad" y "profundidad": meter mogollón de personajes y demás rollos míticos, preferiblemente grecolatinos, que visten. En una sola página (la 72, por si también se han gastado los tres euros), cuento seis: castalia, Psiquis, Filomela, Hipsipila, fauno y Pan. Sin tirar de J. P. Vernant ni nada.

Luego están los arrebatos religiosos:

¡Oh, señor Jesucristo! por qué tardas, qué esperas
para tender tu mano de luz sobre las fieras
y hacer brillar al sol tus divinas banderas?

He leído algún cuaderno de catequista con horteraditas más conseguidas, la verdad.

Pero es que todo el libro es así, suma y sigue. Al principio tiene su gracia. A las dos páginas la ha perdido. Vale, quizá es que el libro es antigüillo y una está demasiado contaminada de cultura trash y postmoderneces (que también). Pero es que, digamos, Quevedo es bastante más antiguo y vamos, a mí no es que no se me caiga de las manos, es que me flipa.

Pienso que mi problema con Rubén Darío -y unos cuantillos más de esos clásicos de la moñada- no está con Rubén, está conmigo. Que he desarrollado demasiada malamilk como para poder seguir leyendo esas cosicas con el alma pura e inocente cual cabritilla retozando por los prados. O, simplemente, que mi nivel de cazurrez me impide ver más allá de cierta superficie y captar las intrincadísimas sutilezas que un análisis profundo sería capaz de hacer aflorar. Como aquello que debió hacer mi profe de catalán mientras a mí me freían la fiebre y la vergüenza propia y ajena, digo yo.

jeudi 13 août 2009

OT, EL BRUIXOT

Ot, el Bruixot


Para la gente de la zona de los Païssos Catalans y que tiene ya cierta edad, supongo que la revista Cavall Fort en general, y el personaje de Ot, el Bruixot en particular, han marcado al menos algunos ratos de su infancia. Bueno, pues Norma Editorial sacó hace poco un recopilatorio de historietas del brujo con la excusa de su 40 aniversario y, para más casualidad, acabo de descubrir en mi cubil de retiro carnal un tomo similar, pero editado con ocasión del 20 aniversario por la editorial Pirene. Es un álbum grandecito, en rústica, 192 páginas en total y con dos tiras por página, lo que hace una muestra más o menos representativa de lo que es el personaje, de su peculiar sentido del humor y, sobre todo, de las inmensas dotes narrativas del gran Picanyol, un tipo que domina el lenguaje del cómic como he visto pocos. Les traduzco uno de los textos que prologan el libro, sobre "Vida y milagros de Ot el Bruixot":

-------------------------
Ot el Bruixot nació públicamente en forma de "tiras" de historieta en las páginas de "Cavall Fort", el mes de diciembre de 1971. Desde entonces nunca ha faltado a su cita perpetua con la revista y, número tras número, ha aparecido ininterrumpidamente durante todos estos 20 años. Y la cosa continúa, que Ot tiene, hoy por hoy, una salud de hierro y más cuerda que un reloj con pila nueva.

Más tarde, Ot y sus "tiras" hicieron un saltito y fueron a parar a "Camacuc", la revista valenciana para chavales y chavalas por excelencia; y todavía están ahí. También salen en el País Vasco, en la revista "Ipurbelz" -y queda para rato-. Durante unos años, salieron en la revista gallega "Vagalume" y hasta atravesaron los Pirineos para ir a alegrar una revista familiar de los Paises Bajos de nombre imposible de recordar. Finalmente, y desde el año 1987, PIRENE publica los libros que recogen estas innombrables "tiras" con las aventuras de Ot -colección Ot, el Bruixot.

Pero mira tú por dónde que entonces los niños pequeños comenzaron a quejarse, que ellos también querían libros de Ot, el Bruixot; y Picanyol -siempre dispuesto a complacer a todos- crea "El Barret de l´Ot" ["El Sombrero de Ot"]; Ot adquiere color y salen así los libros para los más pequeños, libros que se pueden leer ya en catalán, castellano, vasco y gallego, y que pronto hablarán más lenguas.

Y bien mirado, sospechamos que Ot el Bruixot no ha dicho, ¡ni mucho menos!, la última palabra.
-------------------------

Aprovechen pues, amiguitos, la nueva edición de Norma para descubrir -o redescubrir- a uno de los genios del cómic patrio, sin nada que envidiar a los grandes maestros del humor de la "generación Bruguera". Y si es por el idioma, ya les digo que no hay de qué preocuparse, que Ot habla el más universal de todos...

Diversiones: Seals & Crofts vs Type 0 Negative

Type 0 Negative
Si hay un álbum chanante de los Type 0 Negative, la banda de Peter Steele y compañía (arriba en la foto, despiojando a unas amigas), ese es Bloody Kisses. Aparte de que dieron con un sonido menos punkarra, más doom y estilizado que luego se ha convertido en su TM particular, una producción y arreglos excelentes y unas composiciones variadas y bastante originales en su rollo convirtieron a éste álbum en uno de los que, diría yo, es de lo mejorcito en el género slow-trallero de su época. Y claro, metieron una versión de un grupito folkie/pastelrock de los 70, el dúo Seals & Crofts, el tema Summer Breeze:



Bonito, ¿verdad? Pues así lo interpretaron los Type 0 Negative (en una versión, ésta, con una letra alterada y supuestamente "censurada":

Bon appétit!
Búsqueda personalizada
 

Followers