vendredi 28 décembre 2007

En compañía de lobos, de Neil Jordan.

En compañía de lobos - Neil Jordan
Joooolines, vaya peliculón; ésta sí es una peli ctónica, licantropía duermevélica, cuentos malvados back to the origin, Bettelheim y Paglia y Foucault y Deleuze y hasta la provincia heideggeriana, coñe. Buena cosecha de hombres -y mujeres- lobo, este año: Ginger Snaps, El cadáver y el sofá, y esta maravilla. Ésta es quizá la historia más psicoanal, pero las tres, casualmente o no, tienen protagonistas adolescentes y son eroticotánicoctónicas a matar; serendipia, I supose.

Y ya está. ¿No querrán que se la cuente, no? Y, al ser una peli antigua y más o menos de culto, hay cantidad de reseñas por la red mucho mejores, seguro, de lo que yo sería capaz de hacer. El caso es que no recuerdo cómo llegué a ella, me refiero, a enterarme de su existencia. Ceporrilla que se vuelve una. Las cosas del desvelamiento y la ocultación.

mardi 25 décembre 2007

La Novia Cadáver, de Tim Burton.

La Novia Cadáver -  Tim Burton
Vi Pesadilla antes de Navidad en el cine, cuando se estrenó. A mí me encantó, no tanto a la gente con la que la fui a ver, con la sala semivacía. Tiene coña que ahora, años después, la peli se reivindique y se sigan vendiendo muñequitos y merchandising de todo pelo. Bueno, con esta novia cadáver no sé si habrá pasado lo mismo o qué. Yo ni me enteré de que existía hasta hace relativamente poco, cuando vi -cómo no- unos muñequitos en mi tienda friki de costumbre. Y acabo de ver la peli. Y me ha gustado mucho. Las similitudes con la cinta antes citada son bastante evidentes en cuanto a diseño de personajes, técnica de animación, números musicales, ambientación y tono de la historia, una especie de versión gótico-romántica de los cuentos tradicionales. Si se sienten afinidades con el peculiar universo timburtoniano sin duda esta peli será de cabecera, pues es, creo, una muestra más que relevante de las filias del autor. Humor negro-blanco, ingenuidad morbosa y personajes tiernos y entrañables junto a algún malvado de opereta. Un cuento para niños creciditos, góticos, frikillos y vaya usted a saber. A la Perse, que lo sepan, le ha molao.

lundi 17 décembre 2007

Ya he visto REC...

REC...Y qué quieren que les diga. No está mal eso de mezclar el rollo de falso documento filmado a lo bruja de Blair con 28 días/semanas después... la peli está bien pensada, y un recurso (el modo en el que está filmada) que a priori debería constreñir bastante el desarrollo de la cinta no sólo no lo lastra sino que le da un realismo y una efectividad tremendas. Claro, hay cosas de argumento más bien forzadillas -el protocolo ese raro que provoca el enclaustramiento, por ejemplo- pero se disculpan en favor de la acción. Más me han chirriado algunas escenas en que ciertos actores sobreactúan, resultan más bien grotescos y restan credibilidad. Pero no seré mala, la peli cumple con lo que pretende y es entretenida; ayuda el que tampoco sea muy larga, que no es una premisa como para excederse. El caso es que a mí no es que me haya llegado mucho, aun viéndole los méritos. Así va esto, te coge según días. Sin ánimo de comparaciones odiosas, 28 semanas después he podido revisionarla y me ha gustado tanto -o más- que la primera vez. No es una comparación nada justa, repito, aunque sólo sea por la diferencia que presumo han tenido de presupuesto una y otra. Pero es lo que hay.

vendredi 14 décembre 2007

Evil aliens. Frikifáctico.

Evil AliensGracias a Civ me he visto este simpático engendrillo de serie B, una rallada hecha por y para frikis y con todos los ingredientes que una puede pedirle a un frikifacto de esta calaña: chicas con las tetas que desafiaron al mundo, un machote lucidor, un gordo frikoso con pinta de "tú me suenas" (so baboso), tres mongolos sacados de un casting de algún remake/secuela de La matanza de Texas, un platillo volante, marcianos cachondos y venga al gore, venga a guiños a la muchachada, venga la acción, el erotissssssmo, el slapstick y el choteo; despierta al friki que hay en ti. Como si una necesitase excusas.

mercredi 12 décembre 2007

Nextwave, de Warren Ellis y Stuart Immonen. Batipopsalada.

El gran Warren Ellis es el autor de algunos de los mejores tebeos que esta fricosita ha tenido el placer de leer: Planetary, Global Frecuency y Desolation Jones, básicamente. También tiene tebeos regulares y directamente malillos, y a veces me da la impresión de que el interés es proporcional a la calidad del dibujante. El caso es que es un tipo que suele escribir historias más bien seriotas y oscurillas, con algo de humor, sí, pero socarrón y negrísimo por lo general. Mucha mala baba, mucha ida de perola, y lo que yo he convenido en llamar el "toque Ellis": por malo que sea alguno de sus tebeos, siempre -o casi- hay en algún lugar una línea de diálogo, escena, momento que resulta llamativo de algún modo y lo salva de la mediocridad. Supongo que esto no deja de ser una racionalización para defender al guionista frente a alguno de los truñetes que ha firmado, y que a él seguro que esto se la trae bien floja.

Pero yo he venido a hablarles de Nextwave. En una palabra: rallada. Pero rallada total. Sin pies ni cabeza, sólo diversión, acción y chorradas en un artefacto pop palomitero y descacharrante y con las neuronas funcionando en perfil bajo. Reciclado de ideas propias y ajenas, escrito en cinco minutos sentado en la taza del WC, un escupitajo a la industria de las majors pijameras en su propio seno y con su total connivencia. Escupitajo salvífico, que recupera, a su pesar o no, el sentido del entretenimiento que en un tiempo tuvieron estos magazines en colorines. Con un Immonen que se sale, tope cartoon, un p·%$& prodigio; usted creerá que un dibujito podía dar patadas voladoras.

Bueno, que mola, que se le va la pinza a tutiplén, que es un monumento al absurdo como se ven pocos, pero mira. Sintonizamos o algo.

lundi 10 décembre 2007

Resident Evil: Extinction. Jolines qué pestiñazo.

Resident Evil - ExtinctionDe pelis que llegan a ser malas, pero malas con avaricia... Más de lo mismo, no sólo de lo que ya vimos en las dos primeras partes (1), sino refritos sin fin: el "susto del gato", las luchas a lo Matrix, ataques a lo Dragon Ball, arquetipos en vez de personajes... y anda que no se han cebado en el Maestro Romero, "homenajeando" cantidad de cosas de su Land of the dead, en especial. También de Dawn of the dead, la de Snyder (el, este, Dead Reckoning abriéndose paso entre una maraña de zombis... con dinamita; ¿déja vu?)También hay un, jolines, ni homenaje ni h$%·"&s, un plagiarro con todas las de la ley a Los pájaros de Hitchcock... de vergüenza ajena, caray. Zombies, un mad doctor transformado en mutante chungo, la Jovovich convertida en superheroína... no es que me parezca mal usar tópicos: es que los usan de una forma tan predecible y aburrida que resulta patético. "¿Algo bueno que decir, Perse? Que te queda un post tope premenstrual". Pues que mola ver a la Jovovich repartiendo estopa, que una peli con zombis ya tiene algo que me suele interesar y que se termina después de una hora y media. Y que como ya sé que es un truño como un puño, pues no tendré que volverla a ver.

(1) En un día de infausto recuerdo alquilé las dos primeras partes de la saga y, para completarlo, Doom. Let's call it a day.

dimanche 9 décembre 2007

Lobas, de Rachel Deville. El Doble Ctónico.

Lobas - Rachel Deville - cubiertaNo, no es que en el tebeo se líen a hacerse gintonics a mansalva. Es que trata de gemelas. Hermanas gemelas; supuestamente, la propia autora y su doble. Un doble que es tanto ella misma como esa otra que no es ella y que sin embargo es su doble. Un lío, más de lo que parece. La autora parece que ha leído, de forma directa o indirecta, cosas de Foucault, Girard, Derrida, Sartre, psicoanálisis -en especial francés-, ya que algo de todo eso parece reflejarse en el tebeo. La mirada es por lo demás femenina, ctónica y lunar. Y viceversa. Ambivalencias, de nuevo la influencia de algunos de esos geniales franceses del pasado siglo. Una lectura que da que pensar, con un dibujo a lápiz apropiado, terroso y fantasmagórico a la vez. Un tebeo en duermevela, a medio camino entre la -cruda- realidad social, el proceso de formación de la identidad, el encuentro con el Otro y el onirismo escapista, estético o patológico. Una rallada cometarros molona, fantástica y realista, sobria y excesiva, genial. Muy bien, madeimoiselle Deville.
Lobas - Rachel Deville - interior

vendredi 7 décembre 2007

Nana, de Chuck Palahniuk. El sueño de los injustos

Nana - Chuck Palahniuk
Acabo de terminar esta obra del norteamericano Chuck Palahniuk, conocido en especial por haber dado pie, con su novela del mismo título, a la película El club de la lucha. Que vi por primera vez ayer mismo.

El libro contiene elementos fantásticos en su trama; casas encantadas y brujería, básicamente. Está escrito en un estilo que a servidora, que no ha leído mucha novela escrita en los últimos, digamos, 30 años o así, le resulta más o menos original. Telegráfico, a base de mantras, aforismos, paralelismos, reiteraciones, un poco dadá a ratos. Entre líneas se suponen intencionalidades, la sempiterna autocrítica que la "modernidad reflexiva" (Beck, Giddens y Lash dixit) se dirige incansablemente sobre sí misma, el monótono ouroboros de cinismos superpuestos como capas de cebolla. Ya da más o menos igual si te hacen reir o llorar.

Los personajes son, de imposibles, maravillosos. Las páginas te las comes como una bolsa de pipas. El final convence. Hay cosas que a lo mejor no terminan de funcionar, pero en la novela se disimula; me las imaginaba en una película y me fallaban más. Los aciertos son mucho mayores; creo. Leeré más libros de Palahniuk.

mercredi 5 décembre 2007

Rollos míos, de Aude Picault. Me lo haré mirar.

Aude Picault - Rollos míos
Cuando vi en un avance de novedades que Sins Entido sacaba un libro de 168 páginas por tan sólo 9 euros pensé que, o bien se trataba de un error, o bien por fin se habían decidido a publicar una de sus gafapastadas a un precio razonable. Al verlo en la librería entendí al instante: es uno de los, ejem, tebeos -o algo- más pequeños que he visto en la vida. Y con razón. A ver: de las 168 páginas, casi la mitad están en blanco. Como lo oyen. Sólo están imprimidas -con unas cuantas excepciones- las páginas que, encuadernadas, quedan a la derecha. Y al final hay tres páginas más en blanco. No es la primera vez que veo esta tomadura de pelo en un tebeo gafapasta (¿eh, señores de la Cúpula?, que lo de Megan Kelso es de juzgado de guardia); lo que me preocupa es que parece que la cosa se extiende. Supongo que hay modos peores de insultar la inteligencia del lector, pero es difícil pensar en alguno.

Pero ese no sería un motivo suficiente para que el, ejem, ejem, tebeo fuese tan pequeño. No. Lo es el que, en la página impar a la que han puesto tinta, sólo encontramos, por regla general, una viñeta. O mejor dicho, un bocetillo -seré generosa- adornado con una o dos líneas de texto o así. Tal es la cosa que, el día que lo vi, lo cogí de la estantería, me fui tras el mostrador de la librería y, en menos de cinco minutos -literalmente- me ventilé las 168 páginas -supuestamente- impresas más rápidas, creo yo, de toda mi vida como lectora. Repámpanos, más que leerlo, te abanicas con él. Pero no se fien; atiendan mejor a la información promocional del tebeo:

Aude cuenta en este libro, de manera autobiográfica y muy ligera, su cotidiano, sus días de fiesta y sus días de mal humor. Cuenta sus pensamientos íntimos, sus reflexiones acerca de la vida, los chicos, el sexo, sus preocupaciones respecto al futuro. Lo cuenta todo con muchísimo humor, un humor femenino, ácido, a veces crudo, siempre hilarante.

Así que "pensamientos íntimos" y "reflexiones". Como, por ejemplo, una página en que se ve un monigote sentado delante de unos cuadritos que se supone son edificios y leemos la "reflexión": Me gusta París. O una escena en la que el mismo personaje se ve sentado en la taza del baño, en una casa llena de gente, y leemos: Adiós. No queda papel. También podemos verla sentada en una silla, reflexionando: He vuelto a comer demasiado. Y de su barriga -presumiblemente- surge un ruido: GRROO. Bueno, pues así durante 168 páginas. Muchísimo humor, ya ven. Ácido. Y, oh, qué crudo. Y qué hilarante.

Vale, ya sé que podrían estar pensando. "Coñe, Perse, qué morro tienes, hablar, y parece que no muy bien, aunque no sé si te pillo, de un, ejem, ejem, ejem, tebeo que has gorroneado de la librería; encima que te lo lees por la jeta..." Pues se equivocan, oigan. Sí, me lo leí allí mismo. Y me fui a casa flipando de la tomadura de pelo. Y la siguiente vez que volví a la librería... me lo compré. Es mio. Lo tengo en casa. Delante de mí, mientras escribo esto. No se atrevan a preguntar. Me lo haré mirar. Punto.

lundi 3 décembre 2007

Ginger Snaps: adolicántropos, ctónicidad, emo, erotanicidad.

Ginger SnapsSorpresa. Ni sé por qué me hice con esta película y sus dos secuelas, pero mira tú por dónde... No esperaba nada en particular, así que supongo que la falta de expectativas ha jugado a favor de las dos primeras cintas, que ya he visto (la tercera caerá pronto). El caso es que me han molado, pero que mucho, mucho, por diferentes razones. Les cuento algo.

La primera parte parte de la hermandad de dos hermanas, amenstruales, emo-goth, astrogemeloides y, como pronto descubriremos, de una ctonicidad erotánicoctónica superlativa, que derivará en menstrualidad licantrópica, cronenbergiana y vamp. La segunda parte vira por paraísos artificiales, por la transfiguración de la Carne y el triunfo de la Anfinoia Nonsensual. También hay muerte, resurrección en forma de Forma, una fantasma pirómana y comiquera, masa o manada, Sangre y Tierra y la pera limonera. Me dejo cosas, pero se harán una idea.

Jolines, que me ha parecido un peliculón, de esas que mola decir que son "de culto", con unas interpretaciones geniales a cargo de Katharine Isabelle y Emily Perkins, con humor, terror, suspense, angustia adolescente, un poquito de gore, relaciones humanas por un tubo y cantidad de cosas para comerse la olla e inventarse o reinventar o reutilizar palabros para rallarse un rato.

samedi 1 décembre 2007

La Pantera Rosa. Minimalismo popsquizofrénico.

Todo ha venido porque hoy me he reencontrado con un clásico: los pastelitos del personaje, incombustibles. Y recordando, recordando... la serie de animación clásica, creada por Friz Freleng, es una de esas que han marcado la niñez -y no sólo- de más de uno... La música inconfundible de Mancini, el rostro siempre irónico de la Pantera (¿cuál era su sexo? Ya sé que eso se respondió más tarde, pero...), los fondos minimalistas y un tanto art decó... En fin, aquí les dejo el primer episodio, que seguro que han visto más de una vez, pero que siempre merece una revisitación.
Búsqueda personalizada
 

Followers